By febrero 23, 2019 Hot Spots Comments Off

Escapada de fin de semana a Ibiza

Ibiza nos ofrece muchas posibilidades para disfrutar de la isla.  Desde divertirnos y bailar sin parar en las fiestas de los clubes más selectos hasta navegar en barco y recorrer la costa ibicenca fondeando en calas de ensueño.  Un fin de semana puede ser la escapada perfecta para disfrutar de Ibiza por mar y por tierra.

Una escapada de fin de semana a Ibiza te ofrece dos días para desconectar al máximo del estrés diario.  Su uno ya lo has pasado en barco, te proponemos para el segundo día este tour sencillo por tierra por las calas más bonitas del suroeste de la isla.

Primera parada: La torre y la cala de Sa Sal Rossa

El nombre exacto es Torre des Carregador, y se localiza al final de Playa den Bossa, en el extremo sur.   Justo al lado está la cala de Sa Sal Rossa, motivo por el que esta torre es más conocida.  Desde la torre se disfruta de unas vistas panorámicas espectaculares de los islotes camino de Formentera, de Platja d’en Bossa e incluso de Dalt Vila.   La torre es una de las más antiguas de Ibiza y fue construida en el siglo XVI para proteger al personal que trabajaba en las salinas y al embarcadero desde donde se cargaba la sal, constantemente amenazado por el ataque de los corsarios.

Cala de La Xanga

La cala de Sa Sal Rossa es también conocida como La Xanga.  Está ubicada a los pies de la torre, a continuación de Playa den Bossa y dentro del Parque Natural de Ses Salines.  Es una cala rocosa con algunas casetas varadero.  Aunque está en una zona muy concurrida en verano, los turistas prefieren las playas de arena.   Es muy común llegar a la cala y no encontrarse a nadie, incluso los meses de julio y agosto.  Sus aguas son cristalinas y sus vistas muy pintorescas gracias al pequeño islote justo en frente (Illa de Sa Sal Rossa) y a las casetas de pescadores a ambos extremos de la cala.

¿Cómo llegar?

La forma más rápida es conducir hasta el hotel Palladium y desde allí caminar hasta la torre.   También se puede acceder desde la Cala de Sa Sal Rossa cogiendo  la carretera de Salinas hasta llegar a la Iglesia de Sant Francesc.  Nada más pasar la iglesia hay un camino de tierra a la izquierda (carrer de Marratxi).  Coged el primer camino a la izquierda (camino de Sa Sal Rossa) hasta el final.  ¡Cuidado con los baches!

 

Segunda parada: Es Cavallet y Salinas

La belleza de sus playas tiene fama mundial.  Son las más conocidas de la isla y están declaradas Reserva Natural de Ibiza y Formentera.  Encontraréis primero la Playa de Escavallet y después la Playa de Salinas.

Playa de Es Cavallet

Es un extenso arenal rodeado de dunas repletas de pinos y sabinas.  Fue la primera playa nudista de Ibiza y una de las pioneras del país.  Su arena blanca, los tonos turquesas y la ausencia de hoteles y construcciones hacen de ella un auténtico paraíso para desconectar.   A pesar de ser muy frecuentada, su gran dimensión permite encontrar sitio y tumbarse junto a la orilla sin agobios.

Al principio de la playa en alto encontraréis el restaurante La Escollera, con una terraza que permanece abierta todo el año y parking privado para sus clientes. Desde El Chiringuito, el primer restaurante de la playa, hasta El Chiringay encontraréis todo tipo de gente.  Desde El Chiringay hasta el final es la zona más gay, aunque actualmente todo está mezclado en perfecta armonía.   Es sin duda una playa aficionada al nudismo.

Torre de Ses Portes y Cala Pluma